Log In

MOBILE

Children 6-10 years of age En Español Haga

Niños de 6 a 10 años de edad

La erupción de los dientes permanentes ocurre a los 6 años y medio aproximadamente. Con la excepción de las muelas del juicio, el último de los dientes permanentes erupciona alrededor de los 12 años de edad. 
El brote de los dientes puede ser variable. Las niñas tienden a tener dientes antes que los niños. Sin embargo, no es tanto el momento que es importante como la secuencia de erupción de los dientes. El retraso de los dientes individuales podría indicar problemas locales. Una buena razón para ver a su dentista regularmente es para tener un desarrollo supervisado.

A veces, cuando los niños pierden un diente primario, el diente nuevo está allí y se puede ver de inmediato. A veces se necesitan meses para que empiecen a erupcionar en boca. Esto está relacionado con muchos factores como la cantidad de espacio disponible para que el diente crezca, la posición del diente individual e incluso los rasgos de la familia. Aclare con su dentista esta pregunta cuando su hijo pierda el primer diente. Su dentista o higienista puede revisar las radiografías de su hijo para decirle qué esperar y hacerle consciente de cualquier problema potencial. 

A medida que los niños comienzan a ir a la escuela, también comienzan a aumentar su independencia con los hábitos diarios y las opciones de alimentos dentro y fuera del hogar. Para asegurarse de que su hijo continúe teniendo su cuerpo y dientes sanos:

  • Continúe supervisando el cepillado con pasta dental con fluoruro dos veces al día. Los niños en edad escolar que son supervisados mientras se cepillan los dientes, desarrollan menos caries que los niños que lo hacen por sí mismos. A medida que los cuerpos de los niños crecen, también lo hace su capacidad de escupir, y ahora la cantidad de pasta de dientes con fluoruro utilizada no es tan crucial. Usted puede dejar que ejerzan alguna independencia, pero con la supervisión para asegurar la eliminación de la placa en todos los dientes. Inculcarles el uso de tabletas o enjuagues es muy útil para mostrarles las áreas donde la placa es difícil de alcanzar.
  • Hable con su hijo sobre las opciones saludables de comida y bebida cuando están en la escuela. La leche normal y el agua deben ser siempre mencionadas como las mejores opciones de bebida. Evitar que creen el hábito de beber bebidas artificialmente enduzadas rutinariamente (refresco, leche de chocolate, jugos de frutas o bebidas energéticas), ya que aumentan sus posibilidades de obtener caries y sobrepeso.
  • A medida que los niños van creciendo, anímelos a minimizar los bocadillos entre comidas y enséñelos a preferir frutas y verduras frescas en vez de carbohidratos refinados, como papas fritas o dulces.

Usar el hilo dental es difícil. Los niños adquieren estas habilidades a diferentes ritmos. Estudios con niños de 7 a 8 años de edad han demostrado que muchos de ellos no tienen la capacidad de usar el hilo dental en esa etapa. En consecuencia, entre los 8 y 10 años de edad, sugerimos que a los niños se les empiece a enseñar a usar correctamente el hilo dental. Comience aprendiendo a usarlo en los dientes frontales. Después, cuando puedan hacerlo bien, que comiencen a aprender en la parte posterior de la boca.
Alternativamente, incluso los niños pequeños pueden usar sedas con mango para que la práctica sola sea más sencilla y facilitar el acceso de los padres para ayudarlos.
Es importante usar el hilo dental correctamente. Su equipo odontológico puede ayudarle a aprender.

Los dientes permanentes recién brotados tienen pulpas grandes y su esmalte es más translúcido que el esmalte opaco muy blanco de los dientes de leche. Esto hace que parezca que son más amarillos en contraste. A medida que el diente se desarrolla más, el color tenderá a parecer más claro y se mezclará más con los dientes circundantes. A medida que crecen los dientes permanentes uno al lado del otro, su color también se verá más uniforme y más claro. Si desea que los dientes de sus hijos se vean más blancos, que se los cepillen suavemente dos veces al día con pasta de dientes con fluoruro para eliminar los desechos y las manchas que podrían hacer que parezcan aún más amarillos, manteniéndolos sanos. 

La mayoría de los expertos piensan que a los 6 años de edad, cuando los dientes permanentes comienzan a entrar, es la edad adecuada para tratar el hábito. 
Nos gusta ver el hábito interrumpido porque puede empujar los dientes nuevos en mala alineación. La succión de los dedos alienta a los dientes superiores a sobresalir. También se puede asociar con el habla deficiente, tensiones sociales y otros hábitos. Estos hábitos se tratan con programas basados en la psicología y/o aparatos de la boca. La corrección del hábito muchas veces no es fácil. Su dentista debe ser capaz de evaluar y recomendar qué método es el más adecuado para la situación individual de su hijo. 

El sitio más común para que esto ocurra es en la región inferior de los dientes delanteros. Sucede en el 30% de los niños. La aparición de dos hileras de dientes se debe a que los permanentes entran detrás de los primarios. Esto suele ser causado por una discrepancia entre el tamaño de los dientes nuevos, y el espacio disponible para que crezcan.
Debe consultar a su dentista. Una radiografía puede ser necesaria para determinar cuánto queda de la raíz del diente primario. A veces, los dientes primarios necesitan ser extraídos pero en muchos casos, si ya están flojos, se caen después de unas semanas.

Un espacio grande a veces se nota cuando los dos dientes delanteros superiores entran. Este espacio se llama un diastema. La respuesta fácil es que esta es una parte normal del desarrollo de la mandíbula. A medida que más dientes llegan, el espacio tiende a cerrarse. Cuando los caninos superiores erupcionan cerca de la adolescencia, el espacio suele estar cerrado lo cual les impide bajar correctamente hacia el arco dental. En su mayor parte, la presencia de un diastema antes de los 12 años suele ser una indicación de que los dientes permanentes tendrán suficiente espacio para alinearse. Sin embargo, puede haber otras causas para que haya un espacio entre los dientes delanteros y el área puede necesitar la investigación de la radiografía por su dentista para descartar cualquier problema potencial. 

Aproximadamente 1 de cada 20 personas tiene variaciones en el número de dientes. Algunos tienen dientes extra y algunos tienen dientes ausentes. Los dientes faltantes son más comunes en la dentición permanente que en el conjunto primario de dientes. Algunas personas sólo tienen uno o dos dientes faltantes. No hay razón aparente para este hecho o incluso puede ser algo que otros miembros de la familia tengan también. Algunas personas tienen numerosos dientes ausentes. Esto podría estar relacionado con algún tipo de condición sistémica. Su dentista puede ayudar a hacer un plan para manejar el espacio para que sus hijos puedan conservar la función adecuada a pesar de los dientes ausentes; ellos también puede coordinar el tratamiento con el ortodoncista para manejar adecuadamente el espacio y posible reemplazo en el largo plazo.

Cuando los dientes salen por primera vez en la boca aumenta el riesgo de desarrollar caries. Los dientes permanentes que se benefician más de obtener selladores son los molares. Los primeros molares salen a los 6 años de edad y a menudo tienen surcos profundos en las superficies de masticación. El cepillado de dientes muchas veces no es suficiente para limpiarlos correctamente, por lo que con el paso de los años muchos de estos nuevos molares podrían tener caries. El sellador es una protección de revestimiento duro que rellena las ranuras profundas en las superficies de masticación de los dientes posteriores, de modo que los alimentos no se puedan almacenar en ellos. La superficie lisa también hace que el diente sea más fácil de limpiar. ¡Esto impide que se deterioren! Los selladores tienen un largo trazo de seguridad, y son la forma más eficaz de prevenir las caries en las superficies de masticación de los dientes posteriores. Los selladores generalmente se colocan en los dientes permanentes, pero si los niños están en riesgo de desarrollar nuevas caries en las superficies de masticación de los molares primarios, pueden beneficiarse de tener selladores colocados en estos también.

Los protectores bucales ayudan a disminuir las lesiones en la boca y los dientes. Se utilizan en muchos deportes donde existe la posibilidad de lesión.
Los protectores bucales pueden ser hechos con un molde de sus dientes o se pueden comprar prefabricados en alguna tienda. El protector bucal hecho a la medida tiene una comodidad y un ajuste superior lo que hace que sea más fácil para el niño hablar al usar el aparato y ofrece una mejor protección. Sin embargo, para un niño de 6 a 9 años de edad, los dientes se caen constantemente para luego ser reemplazados. Puede ser más práctico para este grupo de edad comprar los protectores bucales en tiendas especializadas. Los protectores más caros se pueden comprar cuando todos los dientes permanentes están en su lugar. Tenga en cuenta que los protectores bucales también se pueden hacer y se recomienda ampliamente para los niños que usan brackets. 

Este no tiene que ser el caso. Para tener caries necesitamos dientes, gérmenes en la boca y alimentos dulces. Si los gérmenes se acumulan en grandes cantidades y se comen alimentos dulces regularmente para que luego se les permita permanecer en la boca sin ser cepillados, tendremos una buena receta para la caries. Lamentablemente, los malos hábitos, como comer alimentos y bebidas dulces con demasiada frecuencia y no cepillarse con pasta de dientes con fluoruro a menudo, pueden persistir durante mucho tiempo y después de causar caries en los dientes de leche, causarían caries en los permanentes cuando brotan en la boca. Los niños que tienen cavidades en sus dientes de leche tienen muchas más posibilidades de tener caries en sus dientes permanentes. Pero un cambio en el estilo de vida con una dieta nutritiva que limita el azúcar, el cepillado adecuado dos veces al día con pasta de dientes con fluoruro y las visitas al dentista de forma regular pueden cambiar el ambiente de la boca por completo, dando a los dientes una oportunidad de crecer sanamente. Por lo tanto, los dientes permanentes malos no tienen porque ser afectados por los dientes primarios malos.

Sign up to the e-Newsletter